El proyecto de la Central Hidroeléctrica Tabajara prevé un embalse de 97 km² en Machadinho d’Oeste. Además de las nueve tierras indígenas, un análisis exclusivo de InfoAmazonia en asociación con Brasil de Fato confirma la influencia del proyecto en siete áreas con registros de la presencia de comunidades indígenas aisladas.

Entre decisiones judiciales y denuncias, el proyecto de la Central Hidroeléctrica Tabajara sigue. El pronóstico de un embalse de 97 km² en el río Machado (Jiparaná), en Machadinho d’Oeste, Rondônia, Brasil, afectará, según un análisis exclusivo de InfoAmazonia en asociación con Brasil de Fato, a siete áreas con registros de la presencia de comunidades indígenas aisladas.

Éstos son: 

  • aislados Piripkura, de la TI Piripkura;
  • aislados Kaidjuwa, de la TI Tenharim Marmelos; 
  • aislados de Cachoeira do Remo
  • aislado de Igarapé Preto, con registro de presencia en la TI Tenharim del Igarapé Preto; 
  • aislado de la Serra da Providência, en la TI Igarapé Lourdes; 
  • aislado del Río Maici, en la TI Pirahã;
  • aislado de Manicorezinho, en la Unidad de Conservación (UC) Forestal Aripuanã.

De ellos, solo el Piripkura tenía su registro confirmado: Los registros confirmados se refieren a grupos indígenas en aislamiento cuya existencia se la comprueba el Estado brasileño después de un trabajo de localización sistemático. La confirmación de la presencia se la conduje CGIIRC a través de una metodología rigurosa, que puede conciliar la realización de expediciones y sobrevuelos con el análisis de imágenes satelitales para identificar las áreas tradicionalmente ocupadas por pueblos indígenas aislados. por la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) y, por lo tanto, su área de circulación está hoy protegida por la restricción de uso: Medida administrativa empleada por la FUNAI para proteger a los pueblos aislados mientras esperan la demarcación efectiva de su territorio.. La Tierra Indígena Piripkura se encuentra en una zona con fuerte actividad agroindustrial, entre los municipios de Colniza y Rondolândia (provincia de Mato Grosso, Brasil) y está habitada por dos comunidades indígenas en aislamiento voluntario, consideradas las últimas representantes del pueblo Piripkura. Al tratarse de un territorio aún no demarcado, la restricción de uso aplicada en marzo de 2023 por la FUNAI es un instrumento para proteger a Piripkura del contacto con personas no indígenas.

Actualmente, FUNAI estudia: Un conjunto de pruebas indica la presencia de un pueblo aislado, aunque la información recopilada no permite que la agencia responsable confirme su existencia o ubicación con precisión. La confirmación de la existencia de un registro en estudio requiere la continuidad de los trabajos de localización y monitoreo, a partir de documentación sistematizada sobre avistamientos y rastros y estudios etnológicos o historiográficos sobre los indígenas aislados cuya presencia se registra. el caso de los Kaidjuwa, que siguen sin confirmación de registro, a pesar de que sean los principales afectados por la construcción de la central hidroeléctrica debido a la proximidad de la TI Tenharim Marmelos al proyecto (unos 200 metros), según el análisis del informe. Los otros cinco grupos de aislados son registros de información: Los registros de información son datos recopilados sobre la presencia de un pueblo en aislamiento reconocido oficialmente por la FUNAI que, tras una evaluación inicial para su selección y cribado, los incorpora a su base de datos para su posterior calificación. Estos datos generalmente se los recopilan los Frentes de Protección Etnoambiental (FPE) durante el trabajo de localización y monitoreo, así como con organizaciones indígenas e indigenistas que trabajan en tierras indígenas..

Desde el inicio, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA): Documento que debe llevar toda la información a la instalación de una gran empresa. Se trata de un estudio complejo en el que la compañía mostrará cuáles son los riesgos potenciales: posibles poblaciones afectadas, especies animales y vegetales que existen en el sitio, así como otros factores físicos y biológicos. de la Central Hidroeléctrica Tabajara ya preveía la TI Tenharim Marmelos dentro del área de influencia del proyecto. Sin embargo, la región también está cerca de otras tierras indígenas y dominada por rastros de pueblos aislados. Para mostrar si la planta llegaría a estos grupos, el informecruzó la base de datos del Observatorio de los Pueblos Indígenas Aislados (OPI, por su nombre en portugués) — que monitorea información sobre amenazas y presiones sobre pueblos indígenas aislados —  con las delimitaciones de impacto según medidas impuestas por la Justicia. 

Para las referencias de indígenas aislados que se encuentren dentro de Tierras Indígenas y Unidades de Conservación, el OPI adopta un límite de 40 km alrededor del territorio, el mismo previsto por la Ordenanza Interministerial 60/2015, que establece el área de influencia de las represas hidroeléctricas y carreteras en la Amazonía Legal. Es en base a esta medida que la FUNAI debe señalar al Instituto Nacional de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA) qué tierras indígenas se verán afectadas y deben ser estudiadas. Para los grupos aislados fuera de las áreas protegidas, como Cachoeira do Remo, con límites territoriales formales indefinidos, el límite es de 50 km desde el registro de referencia, para fines de monitoreo. 

Proceso de reconocimiento de aislados por FUNAI

La FUNAI tiene hoy 114 registros oficiales de presencia de pueblos indígenas en aislamiento voluntario en Brasil. De estos, 28 tuvieron su registro confirmado y los otros se encuentran en proceso de investigación por parte de la Coordinación General de Indígenas Aislados y de Contacto Inicial (CGIIRC, por su nombre en portugués) a través de la realización de 11 Frentes de Protección Etnoambiental (FPE), con 29 bases repartidas por todo Brasil. Las unidades descentralizadas del CGIIRC, las FPE son responsables de las acciones de localización, monitoreo, protección y vigilancia y, en contextos excepcionales, de los contactos con pueblos aislados.

Los estudios necesarios para confirmar la presencia de un registro pueden extenderse durante décadas, para la producción de conocimiento sobre las dinámicas de movilidad y territorialidad, formas de vida, historia reciente y pertenencia étnico-lingüística de estos pueblos. La confirmación más reciente de un registro de indígenas aislados tuvo lugar en septiembre de 2021, en el municipio de Lábrea, provincia del Amazonas, Brasil.

Luego de una serie de informes, laudos y denuncias sobre la planta (leer más en ‘Estudio de impacto rechazado’), dos decisiones judiciales son la base para el análisis: 

  • En 2022: el Ministerio Público Federal (MPF) y el Ministerio Público de la provincia de Rorâima (MPE-RO) interpusieron una acción civil pública y, con base en ella, la Justicia Federal brasileña determinó que se incluyeran siete tierras indígenas en los estudios de impacto hidroeléctrico, además de la TI Tenharim Marmelos. Son las siguientes TI: Jiahui y Pirahã (ambos pueblos de contacto inicial); Tenharim Rio Sepoti; Tenharim do Igarapé Preto; e Ipixuna y Nove de Janeiro, donde viven los Parintintim; e Igarapé Lourdes, donde viven los Arara y Gavião.
  • En 2023: el Justicia Federal brasileña volvió al tema y ordenó nuevos estudios de impacto ambiental que cubren los 8 territorios (Tenharim Marmelos + los 7 nuevos requeridos en la decisión de 2022), con una evaluación de impacto integrada realizada por la FUNAI en la parte sur de la TI Tenharim Marmelos, debido a los indicios de la presencia de pueblos aislados — esta región está a unos 200 metros del embalse. 

Si bien el licenciamiento no tiene nuevos “capítulos”, el equipo de reportaje investigó la ubicación de estos territorios en relación con los impactos ya previstos, tanto por decisiones judiciales como por la OPI. Además de ocho tierras indígenas ya identificadas en la decisión de 2022 y en una solicitud de inclusión en los estudios en 2023, destacando el fuerte impacto en la TI Tenharim Marmelos y los grupos Kaidjuwa, el análisis también señala un impacto en la TI Piripkura, que no se consideró ni en los estudios del proyecto ni en las decisiones judiciales. 

La población indígena estimada en las nueve tierras indígenas identificadas en el área de influencia del proyecto es de aproximadamente 3.000 personas de los pueblos Tenharim, Jiahui, Arara, Gavião, Parintintim, Pirahã y Piripkura, según la base de datos de Pueblos Indígenas de Brasil, del Instituto Socioambiental (ISA).