Los ultimos datos del PRODES, del año 2013, ya están actualizados en InfoAmazonia

En Brasil, como parte del Proyecto de Monitoreo de la Deforestación en la Amazonía Legal (Prodes), el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) ha publicado el índice actualizado de la deforestación en el Amazonas, revelando los vínculos entre la política ambiental y el aumento de la presión sobre la selva tropical .

PRODES había publicado previamente una tasa de deforestación estimada en 5.843 km2 / año para el período comprendido mientras agosto de 2012 y julio de 2013, sin embargo, el INPE acaba de informar que el número correcto para el mismo intervalo (calculado a partir del análisis de 216 imágenes tomadas por el satélite estadounidense Landsat 8) es un 1% más alta que la primera estimación, con lo que la tasa de deforestación se lo ha subido para 5891 km2 / año: un área equivalente a más de 500 000 campos de fútbol, lo que resulta en un preocupante aumento de 29% en comparación con 2012.

Mientras la pérdida de bosque prístino siga a un ritmo alarmante, és importante reconocer que la situación ha sido peor: la tasa es la segunda más baja desde que Prodes comenzó las mediciones, en 1988. La más baja se produjo en el año anterior (2012) y, desde 2004, la deforestación se redujo a un total de 79%.

INPE_data_español

En 2004, Brasil experimentó lo contrario – la segunda tasa de deforestación más alta jamás medida por Prodes. La caída de 27.772 km2 / año en 2004 para 4.571 km2 / año en 2012, se ha atribuido a la aprobación del Plan de Acción para la Prevención y Control de la Deforestación en la Amazonia Legal (PPCDAM), que incluye la creación y vigilancia de las áreas protegidas, además de la intervención federal contra la delincuencia organizada.

Sin embargo, en 2012, la Cámara de Representantes aprobó una revisión del Código Forestal, con el objetivo de abrir las tierras de los bosques tropicales para la agricultura a gran escala, disminuyendo el porcentaje de tierras en el Amazonas en las cuales los propietarios son obligados a mantener conservadas.

La presidenta Dilma Rousseff vetó solo algunas partes del nuevo Código Forestal y lo que se sucedió fue el establecimiento de una preocupación cerca de la política ambiental en el país. Mientras tanto, la Amazonía siente el impacto de los nuevos grandes proyectos de infraestructura como la presa de Belo Monte.

El aumento en la tasa de deforestación en el 2013 podría ser el comienzo de una tendencia alcista en la deforestación y el debilitamiento de las políticas eficaces. Brasil está en una encrucijada, pero el mundo espera que el país reanude su papel como líder en las políticas de protección del medio ambiente – y que el INPE encontre una baja tasa de deforestación en 2014.