La Fiscalía asegura que la deforestación en Calamar y Miraflores aumento de 11.456 hectáreas en 2015 a 34.527 en 2018, es decir, durante su mandato.

Una vía construida entre los municipios de Calamar y Miraflores en el Guaviare al parecer no contó con los permisos y licencias ambientales necesarios por tratarse de una zona de especial protección ecológica. Así lo asegura la Fiscalía General de la Nación.

Por esa razón, la Fiscalía le imputó cargos a Pedro Pablo Novoa Bernal, alcalde de Calamar; y a Jhonivar Cumbe, alcalde de Miraflores. La entidad acreditó que el “paso continuo de vehículos pesados y los asentamientos posteriores a la tala y quema de bosques, incidieron en el deterioro del área protegida y en la afectación a las fuentes hídricas de la región”.

“El alcalde de Calamar, Pedro Pablo Novoa Bernal; y el alcalde de Miraflores, Jhonivar Cumbe, habrían facilitado el avance de las obras en el corredor vial de 138 kilómetros y, al parecer, fueron permisivos frente a las irregularidades que se presentaron”, dijo la entidad.

La Fiscalía además tomó los datos del Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono del Ideam que indican que la deforestación se triplicó en Guaviare durante el periodo de gobierno de los dos mandatarios locales. “Pasó de 11.456 hectáreas en 2015 a 34.527 hectáreas en 2018. Varios de los focos de deforestación e incendios están relacionados con el área de influencia de la carretera ilegal”, insiste la entidad

Los alcaldes fueron imputados por los delitos de daño a los recursos naturales agravado e invasión de área de especial importancia ecológica agravada. Un juez de control de garantías de San José del Guaviare ordenó el cierre inmediato de la vía y la prohibición del tránsito de vehículos pesados, incluidos los automotores de la Gobernación de Guaviare y maquinaria amarilla.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.