En la naciente del río Gera, la población ha tomado conciencia. Luego de ser destructores por mucho tiempo, hoy ellos se han vuelto sus defensores y guardianes.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.