Dos casos de prejuicios y violencia — los asesinatos de Vitor y Dos Santos— son extremos de una realidad que vive todos los días la población indígena de Brasil.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.