Más de un centenar de indígenas Munduruku, entre líderes, guerreros y niños, fueron hasta un punto del río Tapajós, considerado sagrado por ellos, para pasar un mensaje al mundo: «Detengan las represas. Mantengan vivo al río Tapajós.»

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.