La selva que une y separa a Colombia con Brasil es un territorio que vive a su suerte. Lorenzo Morales viajó durante tres semanas por el río que comunica ambos países, para contar cómo se vive en esa frontera olvidada.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.