Por años, las grandes represas han sido la primera opción para satisfacer las necesidades energéticas en la mayor parte de América Latina. Según estudios, las grandes represas no significan energía limpia ni son climáticamente amigables.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.