Asesinatos de manifestantes ambientales, a menudo de indígenas que luchan para proteger su tierra, están en aumento, siendo 2015 probablemente el año más mortífero de la historia.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.