Mientras desecha árboles que tumbó, la hidroeléctrica compra madera irregular, calentando el mercado criminal que invade tierras indígenas.

Desforestación en la región de Belo Monte

En rosado, bosque derribado de 2010 a 2014, período de construcción de la hidroeléctrica (punto amarillo)

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.