La imagen del Beni, cuyos territorios inhóspitos son reflejados como un edén natural donde sus antepasados nómadas subsistían con lo que les otorgaba la naturaleza, es un concepto que se ha debatido por años. Es una imagen romántica, tal vez no la real.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.