Fue necesario que las dos mayores ciudades del país, Sao Paulo y Río de Janeiro, estuvieran bajo la amenaza de colapso en el abastecimiento para que la grave realidad se impusiera a la negligencia e incompetencia del gobierno, y a la insensibilidad de la población.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.