La Amazonia dio paso a pastos, bueyes flacos y cañaverales en la carretera BR-317, que conecta Río Branco a las fronteras con Perú y Bolivia. La deforestación avanza.

No hay comentarios aún. Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.