La familia había preferido no denunciar hasta ahora por temor a que hubiese retaliaciones o a que se detuvieran las investigaciones