En 2008 Brack diseñó las bases y normativa para la creación del Ministerio del Ambiente, y luego fue nombrado como ministro. Ahí se destacó por sus esfuerzos en la lucha contra la minería ilegal en la Amazonía peruana.

brack_larepublica

Tras permanecer delicado de salud en una clínica local, hoy falleció -a los 74 años- Antonio Brack Egg, el primer ministro del Ambiente peruano y un destacado investigador que dejará un vacío en el mundo ambiental, político y académico de nuestro país.

Brack nació Oxapampa, Pasco, el 3 de junio de 1940. Desde pequeño estuvo rodeado de naturaleza y su amor por la Amazonía creció aún más cuando le presentaron los libros del explorador y naturalista Antonio Raimondi.

En 1963 se graduó como Profesor en Educación Secundaria en Biología y Química, en la Normal Superior Salesiana de Chosica, desde entonces inició su carrera de investigador y autor de varios libros ligados a nuestra biodiversidad.

Brack también realizó un doctorado en Ciencias Naturales en la Universidad de Wurzburgo en Alemania, el culminó en 1973. A su regreso a Perú trabajó en el Ministerio de Agricultura, precisamente para participar en el programa de repoblamiento de la vicuña.

En el 2006, fue nombrado presidente del Consejo Nacional del Ambiente (CONAM), entonces el principal órgano ambiental de nuestro país. Publicó centenares de veces entre libros y artículos, siempre enfocados a mostrar las maravillas del Perú y las enormes oportunidades de utilizar bien el patrimonio natural del país.

Si bien ya era conocido en el mundo ambiental y académico, la carrera de Brack se hizo más visible gracias al programa “La buena tierra”, que transmitía canal 7, donde compartía sus conocimientos sobre desarrollo sostenible y biodiversidad peruana.

En el 2008 se le encomendó diseñar las bases y normativa para que el Perú tuviera un Ministerio del Ambiente. Luego, el entonces presidente Alan García lo nombró como el primer ministro del Ambiente de Perú, donde destacó por sus esfuerzos en la implementación de este nuevo sector y por su lucha contra la minería ilegal en la Amazonía peruana.

Antonio Brack fue además un catedrático en distintas universidades locales. Como autor de destacadas publicaciones, recibió varios reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional del Medio Ambiente, Bárbara D’Achille en el año 1996 y el Premio a la Conservación Carlos Ponce del Prado en el 2014.

Sin duda dejó un legado importante a nuestro país, no solo a través de sus conocimientos, sino también a través de su ejemplo como persona, investigador y como amante de nuestra biodiversidad.

Pedro Solano, Director Ejecutivo de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), calificó la partida de Brack como una gran pérdida para el Perú y la humanidad, y lo recordó como un educador y luchador incansable, siempre dispuesto a dar consejo y a promover un Perú más sostenible y justo.

– Esta nota fue originalmente publicada en Actualidad Ambiental y es republicada a través de un acuerdo para compartir contenido.