: Mega presa en la selva ecuatoriana sigue cuestionada

Mega presa en la selva ecuatoriana sigue cuestionada

27 de December de 2018

A principios de este año, la periodista Kimberley Brown, y el videográfo Miguel Álvarez, visitaron las selvas del Parque Nacional Cayambe Coca, en Ecuador, donde que se encuentra la más alta cascata del país. Ahí, una presa en el río Coca, entre las provincias de Napo y Sucumbios, causó una grand transformación ambiental.

La presa Coca Codo Sinclair (CCS) en Ecuador ha sido elogiada, tanto a nivel local como internacional, por ser una gran hazaña de ingeniería. Pero de acuerdo con ciudadanos locales y expertos, este proyecto masivo también ha tenido un alto costo.

Hasta ahora, no ha cumplido con las expectativas económicas prometidas a los lugareños, ha ralentizado el flujo de la cascada más grande de Ecuador y ha impactado ecosistemas fluviales sensibles. Muchos se preguntan si los beneficios de este proyecto de energía limpia valen estos sacrificios.

“Es muy contradictorio,” dijo Eduardo Ashqui, un guía de aventuras en el pueblo de El Chaco, la ciudad más cercana a la represa CCS. “Mucha gente dice ‘Sí, apoyamos al país!’ Pero cuando ingresas en los detalles, es otra historia,” dijo.

La Coca Codo Sinclair, es la presa más grande del Ecuador. Se asienta en el río Coca entre las provincias de Napo y Sucumbios en el noreste de Ecuador, en la selva amazónica. Sólo 16km río abajo de la CCS esta la cascada más grande del país, las cascadas de San Rafael en el Parque Nacional Cayambe Coca. que ha sido, con mucho, una de las mayores preocupaciones de los opositores de la presa.

La represa comenzó a operar en noviembre de 2016, y después de sus primeros años en operación, los cambios en las cascadas de San Rafael han sido más pequeños de lo que muchos ecologistas pensaron que serían; pero muchos lugareños y ecologistas están de acuerdo en que ya no es lo mismo.

“Vi las caídas en octubre de 2016, y luego en noviembre de 2016, con una diferencia de una semana después de que [CCS] estuviera en funcionamiento … y ya se podía ver que hubo una reducción en el flujo,” dijo Víctor López Acevedo, un científico social ambiental con sede en Quito que ha estado estudiando CCS por mucho tiempo. “Indiscutiblemente ha sido uno de los impactos más grandes,” agregó.

La cascata de San Rafael, una joya de la Amazonía ecuatoriana, tuvo su flujo reducido por la construción de la CCS. Foto: Kimberley Brown

En una visita a las cataratas en enero de 2018, el flujo de agua era fuerte, pero Ashqui nos dijo que la presión no es lo que solía ser. Como guía local de aventuras, conoce bien el río y dice que el cambio es notable todo el año, pero, está más preocupado por las temporadas secas cuando los niveles de agua bajan, y también la economía turística.

Ashqui también nos dijo que Chaco, el pueblo más cercano que se encuentra a sólo 26 km río arriba, fue una vez un destino popular para los aventureros al aire libre, especialmente los kayakistas que vinieron a participar en competiciones internacionales.

Pero la presa ha afectado desde entonces la ruta de los kayakistas. Con los niveles de agua disminuidos río abajo, la gente ahora elige ir más río arriba a lugares como Tena, matando la economía turística del Chaco.

Costos y Beneficios

Según el antiguo Gobierno de Rafael Correa que inició el proyecto en 2007, la CCS beneficiaría a todo el país. La mega presa fue instrumental en su estrategia de cambiar la matriz energética del país, lo que llamó el Plan Eléctrico Ecuatoriano. Esto incluyó alejar al país de su dependencia de los combustibles fósiles y convertirse en 88% de energía renovable para el año 2020, el 86% de la cual proviene de la hidroelectricidad y el 2% de las tecnologías renovables alternativas .

La represa comenzó a operar en noviembre de 2016, y tiene la capacidad de generar hasta 1.500 megawatts (MW) de energía y se espera que produzca hasta el 30% de las necesidades energéticas del país.
Según los cálculos del estado, la energía limpia generada solo por la CCS podría reducir las emisiones de CO2 en hasta 3.45 millones de toneladas por año, convirtiéndolo en un inversión importante a la salud y al ambiente.

Pero la presa también fue extremadamente costosa y controvertida. El gobierno ecuatoriano firmó un contrato con la empresa constructora china Sinohydro en 2009, con un costo estimado en US$ 1,98 mil millones, pero cuando finalmente finalizó la construcción en 2016, los costos reales se acercaron a los US$ 2,25 mil millones.


El río Coca: aquellos qué conocen bien el río, dicen que el cambio es notable todo el año. Foto: Kimberly Brown

Esta inversión fue financiada en un 85% por un préstamo otorgado por el Export Import Bank de China con una tasa de interés del 6,9%. Esta fue fácilmente una de las tasas de interés más altas para cualquier proyecto en la región, donde el promedio en ese momento era de 3.37%, según un documento de investigación de 2017 de Juan Pablo Ramos de Mora en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

A lo largo de su construcción, el gobierno sostuvo que CCS valía la inversión, ya que significaría que el país podría ser autosuficiente en energía e incluso podría exportar energía limpia a las vecinas Colombia y Perú. También crearía más de 6,000 empleos directos y 15,000 empleos indirectos durante el proceso de construcción, y beneficiaría directamente a más de 20,000 ciudadanos mediante el financiamiento de programas sociales y de desarrollo para las comunidades locales .

El Chaco, en la provincia de Napo, tuvo más que ganar con el megaproyecto CCS, ya que se encuentra dentro del área de impacto de la presa.

Según el alcalde de El Chaco, Duval García, antes de que la presa comenzara su proceso de construcción en 2012, los funcionarios prometieron que proporcionaría empleos para la ciudad y que un valor del 10% del costo inicial de la represa (unos US$ 2 millones) ser invertido en el municipio, una vez que la presa comenzó a operar. Estas no fueron pequeñas promesas, considerando que más del 55% de la pequeña población de 5.000 personas de El Chaco vive por debajo del umbral de la pobreza, según el último censo de 2010. Pero después de más de un año de estar en operación, El Chaco solo recibió el 1.5% de lo que se les ofreció, dijo García.

“Este proyecto fue financiado con deuda. Entonces, dicen que están pagando esta deuda y por lo tanto no tienen dinero para hacer inversiones aquí “, dijo García.

Aunque reconoce que ha pasado poco tiempo desde que la represa ha estado operando, no parece que el gobierno vaya a poder pagar la deuda en el corto plazo y demore la inversión regional de manera indefinida.
“Solo estamos pidiendo lo que ofrecieron, que los servicios públicos y las regalías que salen de aquí se utilizan para reinvertir en el área donde se encuentra el proyecto”, agregó.

Se han realizado algunas inversiones en la comunidad específicamente en torno a proyectos de tratamiento de aguas residuales, como la creación de letrinas y sistemas de alcantarillado en áreas rurales.
Pero estos proyectos han sido pocos y no representan la inversión prometida, dijo el alcade.

Los lugareños en el Chaco: los trabajos que se proporcionaron fueron solo temporales. Foto Miguel Álvarez

Según él, muchas personas se beneficiaron de los trabajos que la represa ofrecía mientras se estaba construyendo, pero también dijo que no resultó en el boom económico que la ciudad esperaba.
Durante el primer año de construcción, muchos abrieron hoteles y restaurantes para capitalizar a los nuevos trabajadores que llegaban a la ciudad, pero poco después, Sinohydro creó sus propios campamentos para trabajadores más cercanos a las obras de construcción y contrató sus propios servicios de comida y transporte, por lo que el efecto económico de goteo en la ciudad fue mínimo. Hoy en día, el Chaco todavía está lleno de hoteles y restaurantes, la gran mayoría de los cuales se quedan vacíos, esperando a que los clientes pasen al azar.

Aquellos que fueron capaces de conseguir puestos de trabajo durante la construcción de la presa, también vino a un costo ya que hubo muy poco monitoreo de las condiciones laborales. En 2014, ocurrieron dos accidentes mortales con uno de ellos dejando 13 personas muertas (10 ecuatorianas y tres trabajadoras chinas) y heridas graves a otras 12 , debido a un deslizamiento de tierra en uno de los pozos de presión.

Como muchos de los lugareños en el Chaco también señalaron, los trabajos que se proporcionaron fueron solo temporales. Dado que la construcción terminó en 2016, la represa ahora solo necesita 500 empleados para mantenerla en funcionamiento. Muchos de estos son puestos técnicos especializados que se traen desde la capital, Quito o otras ciudades.

Vacíos en los Estudios Ambientales

El cambio de los niveles de agua en el río alrededor de la CCS no sólo afectó el turismo del Chaco. Según los biólogos, también ha tenido un efecto adverso sobre la vida acuática y el bosque circundante, que también depende de los ciclos naturales del agua y sus nutrientes.

Jorge Celi, biólogo de la Universidad Regional Amazónica, IKIAM, explicó que en el proceso de la represa de capturar el agua para obtener energía y revertirla aguas abajo, una gran parte del río queda con muy poca agua, mientras que el área aguas abajo ve grandes cantidades de ella. Esto cambia drásticamente la composición de los sedimentos y nutrientes en el río, y tiene un gran impacto en las rocas y la arena en el fondo del río, el hábitat de la vida acuática.

Pero uno de los problemas, dijo Celi, es que “no sabemos con certeza” cuáles han sido los efectos, porque la Evaluación de Impacto Ambiental, exigida por ley, es muy vaga sobre estos efectos.
Según el estudio de impacto preliminar publicado en 2008, los ríos y arroyos de la Amazonía contienen la mayor diversidad de peces de agua dulce del mundo. Los investigadores dicen que este número varía de 700-820 especies diferentes a través de la selva, mientras que en la región ecuatoriana hay cerca de 620 especies . Celi sostiene que el impacto real sobre estas especies y su hábitat no se evaluó adecuadamente antes de que se construyera la represa, ni se han realizado las investigaciones de seguimiento adecuadas.

Víctor López Acevedo tiene quejas similares sobre la Evaluación de Impacto Ambiental, diciendo que “tiene muchos vacios.” “No llevaron a cabo estos estudios para comprender realmente los tiempos actuales o hacer proyecciones sobre el futuro,” agregó, y señaló una preocupación particular con los niveles de agua en el Amazonas en el futuro cercano.

De acuerdo con los científicos del clima, menos lluvias y precipitaciones son dos de los principales impactos del cambio climático en el Amazonas, que alterarán drásticamente las fuentes de agua dulce como arroyos y ríos . Esto, además de la creación masiva de presas, pondrá una enorme cantidad de tensión en los ríos en la selva. López dice que el gobierno no tuvo en cuenta esta ciencia al construir CCS, y planeó una red de presas en todo el Amazonas para ser la principal fuente de energía del país.

“La gran pregunta es, en el año 2050, ¿habrá suficiente agua para alimentar estos proyectos?,” dijo.

En la evaluación preliminar de impacto ambiental en 2008, los investigadores señalaron que “en vista de los beneficios que el proyecto traerá a la región tanto a la zona donde se realizará como al país,” cualquier otra alternativa “no constituye una opción,” se lee en el informe.

Sin embargo, esto es cuestionable cuando los beneficios prometidos para las poblaciones locales no se materializan, y las presiones reales sobre los ríos locales y la vida acuática son ignoradas. Según Celi, se debería alentar a los gobiernos a crear iniciativas estatales para la energía renovable, sin embargo, es cuestionable si los mega proyectos de infraestructura son la forma de lograrlo. “Hoy hay muchas posibilidades de generar energía, pero estamos acostumbrados a lo más fácil, así que vamos con una presa porque es la más fácil pero no es la mejor,” dijo Celi, “Es una conversación interesante de tener,” agregó.

Esto reportaje se ha hecho con apoyo de la Fundo Casa

×

Find the location

Find

Result:

Latitude:
Longitude:

Zoom:

Termine la geocodificación

×

Envíe un reportaje

¿Tienes alguna noticia para compartir sobre la Amazonia? Contribuya a este mapa enviando un reportaje. Ayude a ampliar el entendimiento del impacto global de esta importante región.

Find location on map

Find location on map